Consejos básicos sobre Lactancia Materna para madres primerizas

Poner el bebé al pecho durante la primera hora después del parto

Esto favorece el apego madre-hijo; mejora la prendida al pecho y permite al niño aprovechar el calostro, que es la primera leche que produce la madre. El calostro es sumamente importante ya que, además de alimentarlo, brinda inmunidad al niño. La cantidad de calostro que la mamá produce es la suficiente para el niño y para favorecer “la bajada de la leche”.

No pensar que la leche es mala o insuficiente

Nuestro cuerpo está preparado para alimentar a nuestros hijos. Por eso siempre que la madre amamante a libre demanda, tendrá suficiente leche. El mito de que la leche no alcanza puede fundarse en que no se distingue claramente las razones por las que llora el bebé; es importante comprender que no siempre el bebé llora por hambre.

 

Ofrecer alimentos en el momento oportuno

A partir de los 6 meses cumplidos (180 días), el niño debe empezar a recibir alimentos adecuados para su edad SIN dejar de ser amamantado.

 

Evitar que duela

Es necesario poner al bebé al pecho en una posición correcta, que no lastime el pezón. Además, antes de separar al bebé del pecho, se aconseja romper el vacío de la succión colocándole un dedo limpio en la comisura de la boca.

 

Identificar tempranamente si aparece dolor y actuar

Dar el pecho no debe doler (sólo puede generar ciertas molestias los primeros días y al inicio de la mamada), si aparece un dolor demasiado intenso y que persiste durante toda la toma es importante consultar con un especialista a la brevedad.

 

Amamantar a libre demanda

No hace falta mirar el reloj ni para estimar la hora a la que el niño debe comer, ni para calcular cuánto tiempo estará el niño en el pecho. Lo ideal es conectarse con el bebé y aprender a leer sus señales. Si muestra interés en comer, hay que ofrecerle el pecho sin importar el horario, ya que esto garantizará que la mamá produzca la cantidad necesaria de leche. A medida que el tiempo pase, el bebé y la mamá irán encontrando el ritmo para ellos.

 

 Identificar posibles “estirones”

En ciertos momentos, el bebé crece más rápido. Para acompañar ese rápido crecimiento necesitará más alimento y pedirá la teta más seguido. Lo único que hace falta hacer es continuar amamantando a libre demanda; rápidamente, el cuerpo de la madre producirá más leche y calmará la demanda del niño.

Noticias Relacionadas

Bebés

Principales problemáticas que enfrenta la lactancia materna

Una sociedad en donde la lactancia no es lo habitual, por lo tanto amamantar a un bebé e...

Bebés

La lactancia materna y sus beneficios previniendo las enfermedades alérgicas

La alimentación en el recién nacido juega un papel esencial en su salud y bienestar, de...

Bebés

Lactar podría prevenir cáncer de seno y de útero, reduce el riesgo de enfermedades al bebé

La lactancia infantil podría prevenir cáncer de útero y de seno en la mujer, por lo qu...

Bebés

Lactancia materna prolongada: Más allá de los 24 meses

La lactancia materna es el mejor alimento para los bebés. Se recomienda que se mantenga ...