COVID-19 y riñón

Los niños de todas las edades pueden contagiarse con la enfermedad por COVID-19, muchos afectados generalmente no se enferman con tanta gravedad como los adultos, y algunos quizás no presenten ningún síntoma.

De acuerdo a la American Academy of Pediatrics y la Children's Hospital Association en los Estados Unidos los niños representan a un 13 % de todos los casos de COVID-19.

Sin embargo, algunos niños que se enferman gravemente con COVID-19 podría ser necesario hospitalizarlos, tratarlos en la unidad de cuidados intensivos o colocarles un respirador .

Los niños con afecciones subyacentes, como obesidad, diabetes y asma, podrían tener un mayor riesgo de enfermarse de gravedad con COVID-19. Los niños que tienen una enfermedad cardíaca congénita, afecciones genéticas o enfermedades que afectan el sistema nervioso o el metabolismo también podrían tener más alto riesgo de enfermarse gravemente con COVID-19 y en el caso de las enfermedades renales también puede verse comprometida.

Los niños menores de 1 año parecen tener un mayor riesgo de presentar una enfermedad grave con COVID-19 que los niños mayores. Es posible que esto se deba a que su sistema inmunitario todavía es inmaduro, y que sus vías respiratorias son más pequeñas, lo que puede hacer más probable que presenten problemas para respirar si contraen infecciones virales en las vías respiratorias.

Síndrome multisistémico inflamatorio pediátrico

Este es una afección grave que vemos en los últimos meses que desarrollan algunos niños principalmente en edades compendiadas entre 6 meses y 7 años de edad en la que se inflaman algunos órganos como el corazón, los pulmones, los vasos sanguíneos, los riñones, el sistema digestivo, el cerebro, la piel o los ojos. Pero la evidencia indica que muchos de estos niños se habían contagiado antes con el virus de la COVID-19, como lo muestran los resultados positivos de la prueba de anticuerpos, lo que sugiere que el MIS-C está causado por una respuesta inmunitaria excesiva a la COVID-19.

Mientras más conocemos el  virus más datos y casos obtenemos de que puede afectar  especialmente a aquellos con condiciones médicas de base como la enfermedad renal.

Los pacientes trasplantados de riñón y los que tienen enfermedades renales no tienen  nada especial o propio de las enfermedades renales que aumente la posibilidad de que una persona contraiga el COVID-19. 

La enfermedad renal por sí sola  no pone a los pacientes en mayor riesgo de contraer el COVID-19, pero si pone a los pacientes en riesgo de resultados más severos, como la disminución de la función renal, durante la infección.

Aunque no se sabe exactamente por qué los pacientes con enfermedades renales corren un mayor riesgo de padecer el COVID-19 grave, es posible que estos pacientes sean mayores de edad o niños que tengan otras enfermedades crónicas, como la diabetes, que son factores de riesgo del COVID-19 grave. 

Los pacientes trasplantados suelen tener enfermedades subyacentes que los llevaron a tener una enfermedad renal, debido a esto, tienen un mayor riesgo de infecciones graves y el uso de medicamentos inmunosupresores para mantener la salud del trasplante de riñón es un factor de riesgo de infecciones más severas o complicaciones. 

Aproximadamente una de cada tres personas que ingresan al hospital por el COVID-19 desarrollará una lesión renal aguda una disminución  de la función renal, incluso si nunca antes han tenido una enfermedad renal. Esta tasa de lesiones aumenta a más de la mitad para aquellos que se enferman gravemente y necesitan cuidados intensivos. 

Las opciones de tratamiento actuales para los pacientes con el COVID-19 no tratan específicamente la lesión renal, los tratamientos suelen dirigirse al virus. Remdesivir es un medicamento antiviral que fue aprobado para su uso en el COVID-19 pero no incluyeron a pacientes con enfermedad renal avanzada o en diálisis. En la última fase de la infección, se pueden utilizar tratamientos inmunosupresores como la dexametasona para prevenir la respuesta inmunológica hiperactiva que puede desencadenar el COVID-19.

Existe vacuna contra la COVID-19 para niños?

La respuesta es SI. La vacuna contra la COVID-19 de Pfizer-BioNTech está disponible ahora para personas mayores de 12 años. A finales de 2020, la FDA autorizó por primera vez el uso de esta vacuna para mayores de 16 años. Esta vacuna se compone de dos inyecciones que se aplican con 21 días de diferencia. Si es necesario, la segunda dosis puede administrarse hasta seis semanas después de la primera dosis.

La investigación demostró que la vacuna contra la COVID-19 de Pfizer-BioNTech tiene un 100 % de eficacia en la prevención del contagio en niños de entre 12 y 15 años. Las investigaciones previas demostraron que la vacuna tiene un 95 por ciento de eficacia para combatir al virus de la COVID-19 y sus síntomas en personas mayores de 16 años.

Los efectos a largo plazo del COVID-19 en los riñones son todavía desconocidos. A los Nefrólogos y Pediatras Nefrólogos nos preocupa que pueda haber efectos a largo plazo en la función renal, que algunas personas con enfermedades renales crónicas puedan experimentar un gran retroceso y que otros que no tenían anteriormente enfermedades renales crónicas puedan desarrollarlas, Sin embargo, no ha pasado suficiente tiempo para estudiar esos efectos, y se necesita investigación adicional. 

Por: Dra. Claridania Quezada Arias
Pediatra Nefrologa
Clinica Integral I
Hospital mMlitar dcente Dr. Ramon de Lara
Hospital ciudad Juan Bosch

Instagram: @draquesadanp

Noticias Relacionadas

Niños

El 34% niños en R. D con cáncer muere antes de ser diagnosticados

Según informaciones manejadas por la Unidad de Cáncer Infantil del Hospital Robert Rei...

Niños

¿Cuáles son los síntomas tempranos del autismo?

Es común escuchar la frase de que los niños no deben comprarse, ya que cada individuo ...

General

Pilares Fundamentales para prevenir la hipertensión

La hipertensión arterial, es una enfermedad potencialmente mortal y discapacitante que a...

Niños

“8% de niños menores de 5 años presentan sobrepeso u obesidad”

En los últimos años, cada vez más niños, niñas y adolescentes tienen sobrepeso en Am...