Detectando una relación violenta

Un ser humano común puede verse envuelto en una relación violenta, sin importar edad, género u orientación sexual. Las películas y los programas de televisión en los que se muestra el abuso pueden dar la impresión de que una relación violenta es solo aquella en la que golpean o agreden físicamente a alguien. Sin embargo, existen diferentes tipos de abuso que pueden afectar tu cuerpo, tus emociones y tu autoestima.   El abuso físico significa golpear, pegar, empujar o herir a alguien de cualquier forma. El abuso sexual es obligar a tu pareja a que haga algo de índole sexual, desde besar hasta tener relaciones sexuales. Cuando no das tu consentimiento a una actividad sexual, se considera agresión sexual o violación, ya sea que estés en una relación o no. El abuso verbal incluye los apodos, las degradaciones y el uso de las palabras para herir a alguien. El abuso emocional se produce cuando tu pareja intenta que te sientas mal contigo. Eso incluye herir tus sentimientos a propósito, los celos, culparte por el abuso, ser infiel o criticarte de forma constante. El abuso emocional afecta tu autoestima. El control reproductivo es obligar a tu pareja a quedar embarazada, terminar con un embarazo, mentir sobre los métodos anticonceptivos u otras decisiones de control sobre el embarazo y la crianza de un hijo.   Las amenazas y la intimidación se refieren al uso de amenazas de violencia o de abuso para controlar a una pareja. Las amenazas a los hijos, el suicidio o la violencia física son todas formas que una pareja usa para controlar el comportamiento del otro.   El aislamiento consiste en controlar a quién ves, qué haces y limitar el acceso a tus amigos, a tu familia y a otras formas de apoyo emocional y financiero.   Cada relación es diferente, y los signos de una relación violenta pueden variar. Sin embargo, todos estos tipos de comportamiento son formas en las que una persona intenta tener todo el poder de una relación y controlar a su pareja.   A veces, un comportamiento violento comienza de a poco y empeora con el tiempo. Si te sientes menospreciado, asustado o controlado, pide ayuda. Todos merecen estar en una relación en la que ambas personas se sientan seguras, respetadas y amadas, y en las que sientan que sus parejas confían en ellas.    

Noticias Relacionadas

General

Cáncer de cérvix: una enfermedad prevenible

El cáncer cervicouterino es la neoplasia maligna de origen ginecológico, más frecuente...

General

¿Se hinchan tus piernas?

La mayoría de los de pacientes acuden a la consulta por edema (hinchazón) en las pierna...

General

Comer saludable factor importante para nuestra salud

En reiteradas ocasiones hemos escuchado la frase Eres lo que comes, la vida acelerada que...

General

Trucos para el Cuidado del pelo en verano

Para nosotras las mujeres es esencial que sin importar la epoca del año nuestro pelo est...