La Masticacion: la clave para el habla del niño

A la mayoría de los padres les preocupa la alimentación de sus hijos, ya que les
angustia la idea de que no estén aportando la cantidad o los nutrientes
necesarios a su dieta. Es por ello que muchos de ellos deciden alargar la ingesta
de papillas durante más tiempo ya que saben que ahí van todos los tipos de
alimentos (verduras, carne, legumbres, frutas, pescado…). Sin embargo, están
pasando por alto una parte muy importante del desarrollo de la alimentación de
los niños: la masticación.


La masticación es la función que se encarga de preparar el alimento para
facilitar su paso al esófago y de ahí al estómago. En ella están implicados
diferentes grupos musculares que trabajan en consonancia para la trituración
del alimento. Es por ello que la masticación ayuda a nuestros hijos a que
desarrollen las estructuras orofaciales (labios, lengua, mandíbula, mejillas,
dientes…) las cuales son las mismas que intervienen en la acción del habla.

La masticación y el habla son dos funciones aprendidas frente a la respiración,
succión y deglución que son innatas del ser humano. Todas las funciones del
sistema orofacial trabajan de forma conjunta y muy coordinada, influyendo
directamente en el crecimiento facial; de manera que, si una de estas funciones
se ve alterada, afectará a las demás y ello repercutirá en el correcto desarrollo
orofacial.


Durante la lactancia, el niño activa las funciones de succión, respiración y
deglución. Pero una vez que el niño cumple con los requisitos necesarios para
iniciar la alimentación complementaria, es fundamental que se inicie la
masticación de alimentos ( Metodo BLW ) ya que va a ayudar al desarrollo de las
estructuras que alojarán los dientes definitivos y que estos se coloquen de forma
correcta.


En los niños, el movimiento de masticación promueve el crecimiento de su
mandíbula. Por una parte se desarrolla el crecimiento de la mandíbula hacia
delante y por otra su anchura y altura. A su vez, al moverse la mandíbula por el
contacto dental se desarrolla el paladar. Por ello es muy importante masticar por
ambos lados para que todos los dientes tengan su sitio dentro de la boca y estén
bien colocados.


Para que el niño pase progresivamente por el proceso de masticación de
alimentos sólidos, debemos ofrecerle poco a poco comidas y texturas que no
supongan un riesgo para ellos ( Metodo BLW ).
Hay veces que los niños muestran una gran sensibilidad orofacial al comer
ciertos alimentos lo que les produce sensaciones desagradables como náuseas
al enfrentarse a ciertos sabores o texturas. La causa de este problema puede ser
un reflejo de arcada aumentado .

Por:r Maria Angelica Marquez
Especialista en nutrición infantil y Método BLW
Siguela en instagram  @fitkids.com.do

Noticias Relacionadas

Niños

Niños de 6 años dudan que las niñas se puedan convertir en ingenieras informáticas

Al empezar Primaria, los niños de 6 años desarrollan la idea de que la niñas están me...

General

“Por ti, Para ti” la nueva propuesta de Farmacias Los Hidalgos

.- Comprometidos con la innovación continua a favor de que los dominicanos vivan una exp...

Niños

La dermatitis atópica puede afectar la calidad de vida de niños y adolescentes en múltiples aspectos

 El manejo crónico y constante de la Dermatitis Atópica  (DA) moderada a grav...

Niños

Día Mundial de los Niños

Las Naciones Unidas celebra el día Mundial de los niños cada 20 de noviembre,...