Trastornos de la Conducta Alimentaria

Son trastornos mentales que generan un comportamiento patológico frente a la ingesta de alimentos y una obsesión por el control del peso. Está presente en todas las edades sin importar sexo o condición social. La causa de los mismos está relacionada por múltiples factores: psicológico, biológico, sociocultural y familiar.

Quienes padecen sufren alteraciones a nivel mental y físico, y aunque es posible tratarlas, es necesario que el afectado se someta a un tratamiento médico y psicológico que generalmente tiende a ser largo y complejo.

Por otra parte, es importante el apoyo familiar, ya que una de las características de los trastornos es que el paciente no tiene conciencia de su enfermedad y por lo tanto no puede identificar las consecuencias.

Entre los TCA más conocidos se encuentran: La bulimiala anorexia nerviosala ortorexia, el trastorno por atracón y la vigorexia.

En la actualidad son muchas las personas, organizaciones, asociaciones e instituciones que se unen cada 30 de noviembre para concienciar a la población sobre el sufrimiento al que se enfrentan las familias y los enfermos que padecen de trastornos alimenticios, y para recordarles o informarles que es posible superarlo.

Este día surgió a finales del año 2012 por iniciativa de unas administradoras de una página de Facebook que buscaron una vía para apoyarse a sí mismas, para apoyar a otros y para recordar la lucha de las personas que se enfrentan a estos trastornos.

Propusieron tener como símbolo un lazo o una cinta o pulsera de color azul claro en la mano izquierda para representar la fe, la solidaridad y la esperanza.

Como resultado de adoptar conductas inadecuadas relacionadas con la alimentación se producen alteraciones en el estado físico de las personas afectadas, que son distintas en los casos de la AN y la BN: En la anorexia nerviosa Pérdida de peso injustificada o estancamiento de peso (en caso de niños), retraso en la aparición de la primera regla , palidez, caída de cabello, ausencia de la menstrución, sensación de frío, dedos azules, aparición de vello (lanugo), Tensión arterial baja, debilidad y mareos. En la bulimia nerviosa Menstruación irregular, dolor muscular y fatiga  irritación crónica de la garganta o pérdida de los dientes debido a la repetida provocación del vómito e inflamación de las gladulas salivares.

Para el tratamiento de estas enfermedades, es indispensable contar con la colaboración de la familia. Deben llevarlo a cabo equipos multidisciplinarios de profesionales especializados que pueden atender las complicaciones médicas, psicológicas, sociales y familiares que vayan surgiendo. Los cuidados médicos van dirigidos a eliminar las complicaciones físicas que se hayan producido, restablecer un peso normal y aprender a comer de forma saludable. Una vez se ha conseguido el equilibrio físico necesario, se abordan los problemas psíquicos que van ligados a esta enfermedad, y son profesionales de la psicología o la psiquiatría quienes se ocupan de ellos. Por eso, un tratamiento adecuado para estos trastornos debe tener en cuenta los siguientes aspectos: Tratamiento psicológico: está orientado a conseguir cambios duraderos en los pensamientos distorsionados y las emociones negativas relacionados con el peso, la silueta y el tamaño corporal en su sistema de valores para construir o recuperar una identidad que ayude a la persona a sentirse bien consigo misma, para no tener que recurrir al control/descontrol alimentario frente a los retos y problemas que le plantea la vida. Este tratamiento puede ser en sesiones tanto individuales como grupales junto a otras personas que compartan los mismos problemas y, en algunos casos, con personas de la familia (padres, hermanos, pareja, etc.). Tratamiento nutricional: su principal función es aconsejar sobre hábitos saludables de alimentación y advertir sobre el peligro de seguir dietas innecesarias y dietas que, aunque puedan ser justificadas, no estén prescritas y controladas por un profesional sanitario competente. También hay que resaltar el aspecto social de la comida, entendida como punto de encuentro familiar y placentero, incluso por encima del valor nutritivo. Es importante recibir el asesoramiento nutricional desde las primeras etapas del tratamiento para prevenir las recaídas. Tratamiento farmacológico: está dirigido a aquellas personas afectadas que precisen fármacos en combinación con tratamiento psicológico, sobre todo en casos de BN y trastorno por atracones, o para resolver sintomatología asociada, como ansiedad, impulsividad o depresión.

Noticias Relacionadas

General

¿Cuáles son las claves para impulsar el metabolismo y bajar de peso a cualquier edad?

 A partir de cierta edad, en algunos casos se empieza a aumentar de peso d...

General

Cinco razones para que ames la HUAWEI MateBook X Pro 2021

 es una reinterpretación innovadora de un clásico, con una amplia gama de actualiz...

General

¿Tienes Piel agrietada?

La piel es el órgano más grande del cuerpo humano, es capaz de regenerarse, e...

Niños

Uso de pantallas en menores durante la pandemia afectó a su salud mental

El aumento del tiempo que los menores han dedicado, durante el confinamiento, a las ...